Cuando el humanismo encontró a la biología. La gestión de la vida. 1ª columna del c4evolutions (I)

 En Coaching 4 Evolutions. Las Etapas del Desarrollo

Cuando el humanismo encontró a la biología

Antonio Damasio: la gestión de la vida

Antonio Damasio explica que la mente y la conciencia son una consecuencia de la evolución. Según él, ambas son la respuesta más evolucionada que la naturaleza ha conseguido para lograr la gestión de la vida.

¿Qué es la gestión de la vida? Pues, sencillamente, que cada organismo busca su supervivencia y su máxima expresión, es decir, nace, crece y se reproduce, antes de morir. Éste es el principio fundamental de la biología y de la evolución.

Pero el ser humano está dotado de una mente consciente que le prepara para una gestión de la vida a otro nivel. Éste es el motor gracias al que la mente evoluciona a lo largo de la vida del individuo.

‘La conciencia surge dentro de la historia de la regulación biológica, que es un proceso dinámico conocido con el nombre de homeostasis y que, dicho de manera sucinta, se inicia ya en criaturas vivas unicelulares’, dice Damasio (2010). Cualquier organismo gestiona su vida mediante la homeostasis, que es como se denomina el proceso de “autorregulación” del ser vivo.

Tanto el latido del corazón como nuestras tendencias psicológicas, por ejemplo, buscan la mejor gestión de la vida. Aunque a veces no logren el camino óptimo, ése es su motor.

Esta idea es básica para la gestión mental en disciplinas como el coaching o la PNL. Ambas parten de las presuposiciones:

  • “Todos los comportamientos tienen una intención positiva”.
  • “La persona toma la mejor decisión que tiene a su alcance con los recursos de que dispone”. Esto implica también que si la persona obtiene nuevos recursos más efectivos y los entrena, sus decisiones cambiarán.

Muy bien, dirás. La autorregulación del ser humano tiene una enorme ventaja competitiva: la conciencia, pero… ¿cómo utilizar esto en términos prácticos?

Bruce Lipton: el poder de las creencias sobre nuestra creación de la realidad

Bruce Lipton es un reconocido biólogo que ha investigado el efecto de la mente sobre el cuerpo. Sus estudios muestran la enorme influencia de nuestro sistema de creencias (y por lo tanto, de nuestro sistema de valores) sobre la realidad que nos creamos.

De sus estudios pueden derivarse las siguientes conclusiones, que explican la forma privilegiada en que nuestra conciencia impulsa nuestra “autorregulación”:

  1. Las creencias del ser humano (sobre el entorno y sobre uno mismo) tienen una enorme influencia sobre su organismo. Si crees que morirás en 6 meses, morirás en 6 meses.”
    • “Tus pensamientos y percepciones tienen un efecto abrumador y directo sobre tus células.”
  2. La función de tu mente es crear coherencia entre tus creencias y la realidad que experimentas.” Cuando algo te rompe los esquemas, harás trabajar a la mente. La mente buscará comprender aquello que no encaja con su creencias o lo deformará para que encaje en ellas.

Referencia: “La Biología de la Creencia: la liberación del poder de la conciencia, la materia y los milagros”.  Premio al Mejor Libro de Ciencia en 2006, por la editorial USA Book News.

Biología y coaching

Estas dos líneas de investigación tienen una gran importancia para comprender la metodología de coaching 4 evolutions, porque unen dos ideas poderosas:

  1. Todos los procesos biológicos y psicológicos del ser humano tienden a evolucionar para la mejor gestión de la vida (Damasio).
  2. La mente, mediante sus creencias, tiene un enorme poder de transformación de la realidad (Lipton).
  3. La mente buscará una comprensión más completa de la realidad que experimenta, para lograr la congruencia de dicha realidad con lo que piensa y siente (Lipton, que refuerza la idea de evolución de Damasio).

Entonces, cuando hay una creencia que limita a la persona, el proceso de coaching consiste en ayudar a que la persona tome conciencia sobre sus creencias limitantes y así permitirle comprenderlas para que evolucionen de forma natural hacia otra creencia que no le limite. El proceso natural es el de la búsqueda de congruencia para la gestión de la vida.

Estas nuevas creencias no hubieran surgido sin la metodología del coaching y son de un rango superior a aquellas que tenían bloqueada a la persona.

Todo esto se resume en uno de los puntos de partida de la investigación del coaching 4 evolutions:

La evolución no opera solo en las especies, sino que existe una evolución a lo largo de la vida de cada individuo. El motor de esta evolución es la gestión de la vida tal como la define Damasio o la congruencia entre las creencias y la realidad, según Lipton.

Cada nueva etapa del ser humano supone una mayor capacidad de generar soluciones, de conseguir ser una mejor versión de su naturaleza. Cuando sufrimos un dolor, confusión o incongruencia, ponemos nuestros recursos a funcionar para alcanzar de nuevo la congruencia, que se manifiesta en una versión más evolucionada y en una sensación de bienestar o felicidad más plena, más completa.

“Crecer duele” decían nuestros mayores cuando a un niño le dolían los huesos en plena etapa de crecimiento. Siguiendo el pensamiento de Robert Kegan, cuando la persona está “desbordada” en una etapa, está sembrando el terreno para que brote la etapa siguiente (Kegan, 1994). Es una condición generalmente indispensable para ello.

Queremos ahora concretar todo esto en dos aspectos muy prácticos. Nuestra vida solo será mejor si todo esto nos ayuda a activar nuestra evolución. Esto no solo implica un cambio de nuestros pensamientos y emociones, sino que también debe llegar a un cambio de comportamiento. ¿Cómo hacerlo? ¿Cómo utilizar nuestra voluntad para cambiar? Comportamiento y voluntad son dos elementos de enorme influencia en nuestro bienestar y en nuestra evolución. Veremos en el siguiente capítulo cómo gestionarlos.

El comportamiento es la manifestación de toda nuestra vida mental, es el resultado de nuestros mapas mentales (también podrían llamarse patrones o programas mentales). Ellos determinan nuestras reacciones al entorno.

Es interesante cómo Carl G. Jung explica que nuestro comportamiento es el fruto de un regulador biológico de la vida, tal como también dice Damasio. Dice Jung que el comportamiento está condicionado por los patrones que nacen de nuestros instintos: “El patrón de comportamiento es el regulador biológicamente necesario de la esfera instintiva”  (en Arquetipos e Inconsciente Colectivo).

La voluntad puede cambiar nuestro comportamiento, pero sabemos que sufre la resistencia de un enemigo poderoso: los hábitos ¿Cuál es la forma más efectiva de hacerlo? ¿Cómo actuar en los patrones que predeterminan el comportamiento? Veámoslo a continuación.

Artículos recientes

Deja un comentario