¿Qué papel tiene la voluntad en la gestión de la vida? Explorando a Jung. 1ª columna del c4 evolutions (II)

 En Coaching 4 Evolutions. Las Etapas del Desarrollo

¿Qué papel tiene la voluntad en la gestión de la vida? Explorando a Jung

“Poseer capacidad de conciencia es lo que hace humano al hombre”.

Me ha parecido muy clarificadora la perspectiva de Carl Gustav Jung en su libro Arquetipos e Inconsciente Colectivo sobre este tema. He aquí algunos pasajes y el comentario sobre los mismos.

Nos cuenta que cuando aparece una nueva motivación superior, el ser humano dejará de hacer caso a lo que su instinto le obligaba a hacer. Por tanto, el hábito de acción perderá influencia, tal y como dice Jung en este pasaje: “Cuando la función (el comportamiento) se libera de su meta primitiva (es decir, cuando sustituimos la meta primitiva por una nueva), los instintos pierden su influencia como motivadores”. (He puesto entre paréntesis las clarificaciones).

Aquí podemos ver la trascendencia de las metas, figura central del coaching, pues según Jung, la voluntad “debe tener conciencia de una meta diferente” para ejercer su influencia, es decir, para generar la energía que pueda modificar el comportamiento.

Podemos pensar, sencillamente, que hay una mesa de operaciones donde debe llegar suficiente material del almacén. La mesa de operaciones es el consciente. El material es la información o los contenidos mentales) y el almacén es el inconsciente. Para ello, debe ponerse suficiente energía en discernir qué necesitamos y luego poner más energía en ir a por ello. Eso es la voluntad.

“La voluntad equivale a una cantidad de energía que está a libre disposición de la conciencia”. Es decir, la voluntad es la energía disponible para el libre albedrío del ser humano. El ser humano emplea esta energía de la voluntad siempre que se presente una motivación de rango “superior”.

Pero hilemos un poco más fino. ¿Cómo se pone en funcionamiento esa energía?

La cuestión clave para entender el efecto de la voluntad es que tiene un estrecho margen de actuación entre dos patrones:

  • El patrón de comportamiento, establecido por el instinto.
  • El patrón de pensamiento, determinado por nuestro espíritu, en palabras de Jung. Podría ser el mundo de las ideas de Platón.

La voluntad nunca puede modificar ninguno de los dos patrones. No puede modificar ni el instinto ni el espíritu. Ambos forman parte de nuestra estructura psíquica y son inamovibles.

Jung lo dice claro: “La voluntad no puede forzar al instinto ni tiene poder sobre el espíritu”.

La voluntad solo actúa a través de dos mecanismos:

  1. La meta, tal como ha sido explicado.
  2. Conseguir poner más contenidos mentales en la conciencia, es decir, poner más material en la mesa. Con ellos, la conciencia podrá elaborar nuevas opciones. Esto significa dejar volar la imaginación para extraer contenidos del inconsciente, hacer una especie de “lluvia de ideas”. Profundizaremos en este aspecto en la segunda columna del C4e.

“La conciencia posibilita que el individuo se adapte de manera ordenada” (pg 249) cuando detecta que hay una meta superior a la que marcaba el instinto. La meta superior es la concreción en la realidad exterior de una motivación o valor superior.

Los problemas se solucionan cuando la persona es consciente de los suficientes contenidos mentales (es todo información, a fin de cuentas). Para ello es preciso aplicar la voluntad para poner más contenidos sobre su “mesa de operaciones”, la conciencia. “Los complejos de carga afectiva no se modifican del mismo modo en lo inconsciente y en la conciencia… Adoptan (en el inconsciente) el carácter compulsivo de un automatismo sobre el cual no se puede ejercer influencia alguna. Este carácter sólo se les puede quitar cuando se les hace conscientes” (pg 218).

Cuando la voluntad se afianza sobre una meta con el suficiente poder motivador y se permite desde ahí buscar con libertad en la imaginación (en el inconsciente), se consigue acceder a nuevos “patrones de pensamiento” y “patrones de comportamiento”. Nuevas opciones que existen en nuestra colección de patrones del espíritu (el mundo de las ideas) y del instinto.

Veremos cómo extraer material del inconsciente, cómo trabajar con la imaginación. Para ello, seguiremos avanzando en el proceso de la voluntad en la segunda columna del coaching 4 evolutions. Ahora profundicemos en el primer elemento que permite la acción de la voluntad: el objetivo o meta.

Nota:

Es importante señalar que los instintos generan hábitos. Los hábitos realmente son también reacciones instintivas (son los llamados estímulos condicionados). De esa manera, cuando hablamos de instintos, nos referimos también a los hábitos o patrones de acción, que son una nueva manifestación de la esfera instintiva.

En definitiva, instintos y hábitos son provocados por el gran regidor y motivador del comportamiento animal: la gestión de la vida.

Artículos recientes

Deja un comentario